Extradiegético


Hay días que uno se despierta con el tacto de la arena en las manos, con un grito de infancia, con el misterio que palpita en lo oscuro de una escalera, con unos ojos antiguos, con el vacío de la caída... Y hay otros días en que el despertar utiliza menos acuarela para impregnarnos con una imagen hasta el desayuno y el recuerdo se disuelve como agua sobre tiza.
Hoy era de esos días en los que todo es borroso. Y, en vez de imágenes, mi sueño era una voz que deletreaba un concepto lejano e intermitente. Pero la crueldad puntual del despertador ha asustado la definición conclusa y la luz ha borrado toda posibilidad de argumento rescatado.
Al lavarme la cara la voz ha vuelto a la vida. He recordado la voz última del letargo diciéndome: EXTRADIEGÉTICO.

Extradiegético.
¿He pillado al subconsciente susurrándome una voz narrativa? ¿Me estaría regalando un argumento para un relato?
Quizá he pillado in fraganti a las musas, pero el caso es que se han quedado a mitad y yo sin argumento definido.
Aunque ahora que lo pienso... ¿No sería buen argumento que una voz interior fuera descubierta al alba mientras sugiere el próximo argumento de un escritor?
Me lo pensaré. Lo único que sé es que el narrador será ajeno a la historia y no leerá los pensamientos de los personajes.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Recuerdos de infancia alagan momentos añejos que nunca mas volveran... quedando en una calle fria y sin sonidos...ecos sin voces que ahogan mi suspirar...tristeza empañada que cambia la vida... de almas ajenas a aquella niñez que nunca más volveran...

Clares dijo...

Pues no sé qué será eso de "extradiegético", lo que sí te puedo decir es que esa inspiración misteriosa es frecuente, pero no es total, sino que tienes que esperar a que se concrete poco a poco; es como si saliera de las nieblas avanzando hacia ti.
Oye, y que me alegro de encontrar en tu blog una nueva entrada. Volvemos al trabajo ciber.
Y tenemos pendiente una cerveza, junto a las acacias o donde quieras.

Ferlocke dijo...

Hey! Bienvenida de vuelta. Lo que has escrito me recuerda a que desde pequeño recuerdo una voz en mi cabeza que no sé de dónde viene y siempre pienso que me gustaría saber de quién era. Propones muchas teorías en el post, ¿serán las musas?


(Ya me gustaría :p)

Anónimo dijo...

Supongo (¡¡hola!!) que ya sabrás su significado, pero mira, encontrado en la red: fuera de la diégesis, -en literatura- se refiere generalmente a un narrador que cuenta eventos desde fuera de la historia, sin involucrarse en ella.
Debiste oírla o leerla en alguna parte y ahora debió brotar de tu subconsciente: ja! Perdona por esta fría mirada hacia las musas. Pero si que podría ser el recurso a utilizar en un nuevo trabajo no? Saludos!!
...Que tal "Le mystère de la chambre jaune"? te gusto? te mandaré algo al respecto.
Pedro J.

elita dijo...

Vaya, esto de los despertares es del todo extraño. Me encanta prestar atención a las primeras sensaciones del día, si nos dejamos nos llevan de la mano a todas partes.

Un saludo.