Los libros del guisantito

Sirva esta entrada para anunciar que paso a escribir regularmente en otro blog, Los libros del Guisantito. Utilizo para ello un hermoso poema de Joseda Espejo. Sus versos resultan duros tal vez, pero la intensidad es bella incluso desde la propia tristeza.

Encontraréis en Los libros del Guisantito un diario de lecturas de libros infantiles y álbumes ilustrados. Casi a diario leo en voz alta para mi panza y el guisantito que en ella crece. Con música (siempre buena música de fondo) me dirijo a mi pequeño transmitiéndole mi curiosidad y entusiasmo por las letras y las bonitas ilustraciones que suelen acompañar a estos libros para pequeños y no tan pequeños lectores.

Mojaos en la esperanza de estos versos de Joseda Espejo que siempre me han dado fuerza. Más ahora que he de luchar por dos.



MIGUELITO BATTLES THE PINK ROBOTS


Yo que tanto sabía, sobre el papel, de la Nada
no sabía que la Nada consistía en despertarse
un lunes a las dos con la cama empapada
y que aquello fuera sangre, y que la sangre viniera
del útero de Charo embarazada de tres meses
de mi pequeño, mi amado, mi precioso hijo Miguel.

La Nada prosiguió en una sala de urgencias,
una médico que dijo que no había nada que hacer
y nos mandó para casa, a esperar un milagro,
durante dos días. Qué sabía yo, de la Nada,
o la Nada de mí, y ahí nos vimos las caras,
nos sacudimos bien. Y los días pasaron,
pero no como días normales hechos de tiempo,
sino como libros eternos, de páginas iguales.
Te dije tantas, tantas veces las mismas frases
que me dio miedo que te hartaras de mí.
Te dije agárrate, quédate ahí con la mamma,
te dije ven, o salta de este lado,
o dame la mano hasta que se olviden de ti
éstos que vienen a buscarte, y sobre todo
te dije, Miguel, tienes que ver esto,
tienes que ver esto, muchachito, vas a ver.

Entonces yo, que tanto había leído de la Nada,
me preguntaba sorprendido: ¿qué tiene que ver?
¿qué es eso que estás viendo tan valioso
ahora, tras tus cursos de la Nada,
tu licenciatura en Nada, qué hay que merezca
ser visto, que no te puedes perder?
Ah, era ésa una pregunta difícil.
Yo ya sabía la respuesta, pero aún
no podía formularla, y miraba
las montañas del sur de la ciudad
repletas de pinos tostados, los árboles de las aceras,
lo poco que a mediodía en julio se ve
sin gafas de sol ni haber dormido,
más que nada miraba las chicas,
las nubes en fuga, el cielo azul
y repetía: Miguel,
tienes que ver esto, cómo puedes decirme
que vas a dejarlo todo, que te largas
a estudiar el lenguaje de las sombras
con todo lo que tengo que enseñarte,
con todo lo que aún no has visto por aquí,
pequeño Miguel.

Y llegó el jueves como llega
hasta en las pesadillas el final de la escalera
y te vimos moverte en una ecografía
con el corazón a ciento diez, y sonreímos,
y a mí volvieron las voces a preguntarme
qué era eso que había que ver
tan importante, si no creía en la Nada
y en el Existencialismo, yo, tan leído,
que qué pasaba con Beckett, entonces, que le dijera
a él lo que a Miguel un poco antes,
que volviera al redil. Y contesté:
qué coño. Y repetí: qué coño, señores,
de acuerdo que no hay Dios, pero qué importa
si tenemos esto otro: las montañas,
el camino hacia la playa (en ese punto
los dejé solos y hablé para Miguel),
y la brisa del mar y los pasteles de carne
y la voz de Keren Ann y a Miyazaki
y los libros de Žižek y los pechos de tu mamma,
cómo puedes pensar en perdértelo sin probar,
cómo puedes desertar sin hacerte tu lista
de placeres irrenunciables, contrastándolos todos,
sabiendo de qué hablas cuando hablas de amor.
Otra cosa no te doy, pero es suficiente,
y a cambio nada pido. O si acaso
que no te hagas concejal de Urbanismo
ni traficante de armas, que no le cuentes
a las madres de tus amigos
las palabras que te enseño en este poema,
lo mal que hablamos, tú y yo, cuando decimos la verdad,
los terribles insultos que lanzamos a los siervos de la Nada.


B.S.: Yoshimi battles the pink robots, de Flaming lips

10 comentarios:

Joseda dijo...

Gracias, Marta, de verdad.

supersalvajuan dijo...

Como canta mi ahijada, los jueves, de juguete. Y ese final de escalera siempre llega.

Anónimo dijo...

I fool infer from a only one of the articles on your website trendy, and I really like your line of blogging. I added it to my favorites web age muster and last will and testament be checking back soon. Will report register out of order my orientation as well and leave to me be familiar with what you think. Thanks.

Leandro dijo...

Cuidado con los guisantes, que los carga el diablo

gaviotapatagonica dijo...

Hola, mi nombre es Adriana, soy argentina y quería contarte que agregué como enlace "los libros del gusanito" y "Nunca aprendía a silvar" en mi blog "abracadapalabrasliterario.blogspot.com
sencillamente porque me encantaron!!
cariños patagónicos

Anónimo dijo...

hola marta me gustaria saber si tienes facebook o tuenti?no se si te acuerdaras del instituto Antonio Hellin costa.un besazo.

Marta Zafrilla dijo...

Facebook sí, Tuento no.
¡Cómo no me voy a acordar, con lo bien que me habéis tratado!

victoria dijo...


Hola Marta, no se si te acordaras de mi, soy una alumna del instituto IES LOS ALBARES de Cieza y tu eras mi profesora de Lengua en PROA.
Te tengo que agradecer mucho, porque tu me enseñaste a amar la literatura, la lectura. Tú me enseñaste a que se podía aprender de una forma divertida, y eso que no se me daba nada bien.
El ultimo día de clase nos enseñaste el primer capitulo del Secreto de If y me contaste maravillas sobre este libro y el año siguiente yo lo propuse para leer y lo pusieron, , también tu libro el Mensaje Cifrado y he de decir que al principio no lo entendía y el final se quedo abierto, pero lo volví a leer y me encanto y es uno de mis libros favoritos.
Cuando acabo la clase te pregunte que libro me podía leer en verano y me propusiste Dos Velas Para el Diablo y me encanto
Y ahora yo quiero seguir tus pasos, me encanta escribir, leer, aprender, quiero ser profesora de Lengua y escribir mis propias novelas, ya he empezado.
Gracias por todo, mi nombre es Victoria acabo de terminar 1º de Bachiller con todo aprobado. Gracias de nuevo y espero que te acuerde de mi.

Marta Zafrilla dijo...

Victoria, preciosa, claro que me acuerdo. Eras de 1ºF y nos veíamos también por la tarde para leer y escribir. ¿Cómo te va? Me alegran mucho tus palabras. Mucho, mucho.

Te mando un abrazo grande.

Leandro Llamas dijo...

Joder, qué emocionante. Enhorabuena, Marta