The boy and the tiger


Recuerdos felinos acechan desde el arañazo de la memoria. Quizá hayan transcurrido los relojes necesarios para curar la piel, pero aún no ha cicatrizado el recuerdo. Cada amanecer un tigre me espera insobornable.


2 comentarios:

G.L. dijo...

Hola, buenos días.
Estoy buscando el enlace para contactar contigo pero no lo encuentro. Me llamo Gustavo, vivo en Cartagena y he empezado a escribir una novela ambientada aquí cuyo contenido he puesto en un blog: http://noveladecartagena.blogspot.com/

Sólo me gustaría que lo leyeras y, si es posible, me dieras una opinión.

Muchas gracias.
Un saludo,
Gustavo

tropovski dijo...

Gaticos y monetes. ¡Ay, los gaticos!

Me mudo y en septiembre habra fiestaca de inauguracion, espero. Ruben y tu podreis conocer a nuestras gaticas, jeje.