Vía cansada


He compartido estos días risas y calles con dos excelentes nombres de la poesía actual. Como agradecimiento a su generosa hospitalidad y reflejo de lo agotador que pueden llegar a ser los vagones de la melancolía dejo aquí una muestra en verso:


VÍA CANSADA

Entre un pecho y la bala que lo busca
hay la misma distancia
que existe entre los dedos y el gatillo.
La muerte no se mide por pulgadas.
En la tarde, la niebla
tiene forma de adiós.
Ella está sola al lado de la vía.
Mira el tren que se aleja
cada vez más pequeño, cada vez más lejano
igual que una canción envejecida.
Puede extender la mano contra el sol del oeste.
En ese instante, el tren
le cabe entre dos dedos.
Entonces piensa: Este es el tamaño
exacto de mi vida.
Sin embargo, ya sabe
que las cosas que el tren arrastra lejos
no cabrán nunca más
entre su pecho y el último segundo
en que su corazón siga latiendo.
La vida es un asunto
que no puede medirse por pulgadas.
Es una tarde pálida. Ella sigue mirando,
inmóvil como el tiempo de los ejecutados.
Trata de calcular la lejanía
que existe entre ella misma
y sus mejores sueños.
La ilusión es un río
que no puede medirse con las manos.
En medio del andén, detenida en el tiempo,
una mujer aprende que marcharse
es una nueva forma de seguir estando
siempre en alguna parte.

(De La acacia roja. Colección Microfronteras. Ediciones Tres Fronteras, 2008)


B.S.: Crooked lines, M. Ward

1 comentario:

Rubén Castillo dijo...

Raquel Lanseros es una maravillosa escritora. Aquí hay una prueba dulce y suficiente. Rafael Saravia también lo es. ¡Queremos un poema suyo en este blog!