Estaré contigo siempre


Primero te intuí a nivel reptiliano; un puro instinto palpitando, una
amenaza de recuerdo. Abría los ojos a un espacio inédito y nada, ni
ojos, ni objetos, lograba ubicarme en lugar conocido. Mi escenario no
era más que una habitación vacía con goteros y olor a cloro, y yo un
cuerpo sin nombre y sin posibilidad para el miedo. Después un gesto
tuyo, quizá la manera de llevar tu mano a mi pierna o tu mirada
escrutadora, me despertó la cercanía de tu piel y un arrebato de
proximidad. La certeza del conocimiento y de los años compartidos se
sucedió tras tu grave susurro de "estaré contigo siempre". Pero cuando
las paredes blancas y las mujeres con bata se definieron como
elementos de hospital, entendí de pronto, con emergencia de sesgadas
imágenes, que la amenaza era tu mano, que mi nombre era miedo y que tú
traías solo años de violencia descarnada.



Foto: Grijel Rubio Palazón

8 comentarios:

Anónimo dijo...

nena, ya estaba bien que escribieras algo.

Ferlocke dijo...

*plas plas plas*

(eso de ahí arriba son aplausos)

Con un ritmo increíble has logrado llegar a un clímax y a un final apoteósico. Genial!

http://community.livejournal.com/fertextos/

Clares dijo...

Qué bien, volver a leerte. ¡Cuánto tiempo! El poema es muy emocionante. Me ha gustado mucho.

Filipa dijo...

Como é belo querida....
Uma escrita que sai directamente do pulso como Fernando Pessoa escrevia seus versos em pé...

Dia 5 vou a espanha. O meu voo vai desembarcar em Valência. Está muito longe da tua cidade? beijinhos

Amor dijo...

demos la vueta al sueño y restémosle pesadilla, tornémoslo vida, y de paso:

amor

:-)

Anónimo dijo...

Me ha encantado!
Un beso gordo sin botas de agua.

Tropovski dijo...

Odio repetirme, nenica, pero la mandíbula se me vuelve a descolgar:

¡Qué bueno! :O

Sometimes Inviting Eyes dijo...

Me encanta descubrir tu genialidad poco a poco. Resulta apasionante leer y releer las entradas...

Ciao cuore