De vuelta al cole


Después de tanto tiempo sin publicar ninguna entrada y ahora que por fin no encuentro excusas en las oposiciones, me planteo qué escribir tras tantos meses. Le echaré el mérito de esta entrada a Aurora Gil Bohórquez por darme un idea paara trabajar con mis alumnos del instituto. Copiando la estructura del poema "El desayuno", de Luis Alberto de Cuenca, el viernes logré escribir con cada grupo unos versos dignos de ser expuestos. Y es que me he negado a admitir que la educación sea una cuestión imposible y que la magia de las letras no pueda atrapar a los jóvenes de hoy. Copio aquí el poema que escribieron en 1ºFF y a continuación el texto original. ¿Tiene tanto que envidiar el final de mis chicos al del original?


Me gustas cuando comes sandía,
cuando te haces la tonta,
cuando pasas de mí
y me siento apenado.
Me gustas cuando ríes
y llenas de amor mi corazón,
o cuando vas al retrete
o cuando estudias en voz alta
y aprendo lo que es amar
(que es lo que llevo dentro)
o cuando juegas a besarme.
Pero aún me gustas más cuando estás en la cama
diciendo tonterías como que me amas,
como que te he hecho sufrir
y me perdonas.

(Autores: Cristian Herrera, Antonio Gómez, Victoria María, María Piedad Cano, Alba Salmerón, Daniel Vázquez)

EL DESAYUNO (Luis Alberto de Cuenca)
Me gustas cuando dices tonterías,
cuando metes la pata, cuando mientes,
cuando te vas de compras con tu madre
y llego tarde al cine por tu culpa.
Me gustas más cuando es mi cumpleaños
y me cubres de besos y de tartas,
o cuando eres feliz y se te nota,
o cuando eres genial con una frase
que lo resume todo, o cuando ríes
(tu risa es una ducha en el infierno),
o cuando me perdonas un olvido.
Pero aún me gustas más, tanto que casi
no puedo resistir lo que me gustas,
cuando, llena de vida, te despiertas
y lo primero que haces es decirme:
«Tengo un hambre feroz esta mañana.
Voy a empezar contigo el desayuno».

7 comentarios:

Joseda Sin Cara dijo...

¡Cómo mola! El desayuno es uno de mis poemas favoritos (se leyó en mi boda), pero es genial esto de que cada uno se haga su versión particular. El Otro poema de los dones de Borges también se presta al caso, se me ocurre así a bote pronto.

Marta Zafrilla dijo...

¡Gracias, Joseda!
Probaré un día con "Otro poemas de los dones", aunque creo que sólo con el título estaré una clase entera...
¡Saludos con cara!

ANGEL GÓMEZ ESPADA + SONIA MARQUES dijo...

je je je
¡vivan las sandías y los melones!
¡viva la ensalada de frutas poética!

Anónimo dijo...

Cómo me alegro de tu disfrute y del de tus alumnos, porque estoy segura de que todos pasasteis una buena clase!
Es un estupendo ejercicio para ´captar la música de las palabras, los ritmos, las estructuras... ¿No imitan los aprendices de pintores a los clásicos y los copian en los museos? Nosotros tenemos la literatura...
Podrás encontrar otros textos y otros escritores. Los seres imaginarios de Borges dan muchísimos juego. Probaré yo también con el poema que recomienda Josada.
Un beso gordo. Aurora

Tucuman 846 dijo...

¡Qué maravilla! y ¡qué envidia! Me pondré manos a la obra a ver de qué son capaces mis alumnos, seguro que también me sorprenden.

AnToNiO dijo...

HE MAESTRA QUE NADA K PORFIN ENCUENTRO EL POEMA,
Y QUE NADA QUE GRACIAS ATI E APRENDIDO LO QUE NO E PODIDO APRENDER EN EL COLEGIO A PONER TILDES JAJA BUENO K CUANDO TENGA LENGUA AHY ESTARE
SINO ME LA SALTO CLARO¡¡¡¡

Fernando Alcalá dijo...

El desayuno es que es uno de mis poemas preferidos. No me extraña que les inspire