Once





















Si no me evaporara el dichoso calorcito, me acurrucaría con una manta para ver de nuevo Once en el sofá.



10 comentarios:

Rubén dijo...

La palabra "manta" me provoca erupciones cutáneas. Te ruego que no la uses más hasta noviembre.

supersalvajuan dijo...

Sobre Once, repito mis palabras de hace año y medio:
"De vez en cuando merece la pena ver cosas sencillas y mágicas a la vez. Lo que cuenta Once es el sueño de muchos, la imaginación y la vida que da la música. Porque, antes o después, con la música puedes conseguirlo todo. Puedes interpretar a un clásico sobre un piano; puedes pedir en la calle; puedes soñar en colores. Y cuando los solitarios se encuentran todo es posible, incluso grabar una demo en un estudio. Los sueños, de vez en cuando, se cumplen. Aunque al final, te despiertas en mitad de una calle vacía en la que la sombra está muy helada. Y Dublín tiene que ser la leche. "

Leandro dijo...

Como su propio nombre indica, un punto más que diez. Claro que para opinar con conocimiento de causa quizá debería verla antes

Anónimo dijo...

tu libro no me a gustado porque es un rolloooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo0000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000

Marta Zafrilla dijo...

Anónimo:
geniaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaal

Leandro dijo...

De hecho, ni siquiera le ha servido para aprender a escribir el verbo haber con "h". Pobre

Rubén dijo...

Dijo una vez un escritor que resulta trágico lo barato que es escribir: cualquier analfabeto se atreve. Será un zagalico que, tras leer el primer libro de su vida y comprobar que cuesta más trabajo que entender "Bambi", se ha sentido estafado.

Antonio Aguilar dijo...

No seáis así, que por lo menos se ha buscado la vida para llegar al blog de Marta. Ya sabe dar una opinión, ahora simplemente hay que reconducirlo para que esa opinión sea fuente de diálogo y de aprendizaje.

Me encantó Once. La descubrí por azar el verano pasado. Me "busqué" la banda sonora y de vez en cuendo me gusta escucharla, aunque me parece más hermosa la película, eso sí, con subtítulos, que mi inglés no da para otra cosa.

Marta Zafrilla dijo...

Son malos estos chicos, ¿verdad, A.?

La banda sonora de "Once" es preciosa. Yo la escucho en spotify de vez en cuando también.

Un abrazote subtitulado.

Anónimo dijo...

Me encanta Once. Tambien tengo la banda sonora en el coche y en el ipod, y la escucho a menudo. Es una pelicula magistral.
Os propongo otra que vi hace poco y aunque no tiene absolutamente nada que ver, me divirtio horrores:
Negro tostado.

PD: No me funciona la tecla de las tildes.